jueves, 23 de febrero de 2017

Drenaje del aire acondicionado: el disipador



Disipador de Agua, es un nuevo sistema para tratar la expulsión del agua del aire acondicionado. Más fácil, más cómodo, más estético. Disipador de agua para aire acondicionado es un nuevo producto exclusivo y único en el mercado mundial protegido bajo patente internacional, que responde a una necesidad para la mayor parte de los usuarios de aires acondicionados. 

El sistema usado en nuestros días para el inconveniente de expulsión de agua (el bidón o bien cubo de plástico ) tanto del split como de la condensadora ( tanto en invierno como en verano ), es antiestético y complicado.

Su montaje es bien simple, (siempre y en todo momento aconsejamos que lo haga un profesional), y en pruebas efectuadas en nuestro laboratorio su consumo medio, con una máquina marca Carrier de tres mil trescientos frig/h el día 1 de agosto a treinta y uno °C en Barna y a una temperatura de termostato a veinticinco °C, fue solo de 0,6 Amp.

Otra opción para drenar el agua a un sitio no visible de la fachada es utilizar una bomba de condensados que empuje al agua hacia arriba, para llevarla por una canaleta a otro lugar menos visible. 

Disipador de agua es un pequeño recipiente, fabricado con plástico de calidad M1 con materiales singulares en exclusividad con la compañía Dupont. Dicho material soporta una temperatura de ochocientos °C, no genera llama y esta protegido contra radiación solar, con lo que puede ser instalado en exteriores, balcones, terrazas, patio de luces, paredes exteriores, etcétera

Su funcionamiento es muy simple; la carcasa plástica cobija una resistencia de acero inoxidable, que forma un circuito eléctrico abierto, con lo que no consume energía. Al caer al interior el agua, por cualquiera de las entradas destinadas al efecto, hace que el circuito se cierre, circule energía y evapore el agua, que sale por las ventanas superiores. Cuando se ha evaporado el agua el circuito vuelve a quedar abierto, con lo que cesa el consumo eléctrico.

La idea siempre, va a ser no estropear la fachada con canaletas, y de esta forma hacer que el aire acondicionado moleste lo menos posible visualmente.

IMPORTANTE: El disipador de agua es una genial solución como complemento tanto para los aires acondicionados de nueva instalación para los aires acondicionados ya instalados, suponiendo en este último caso una interesante opción cuando el mercado de aires nuevos no esta activo.

miércoles, 25 de enero de 2017

Comparación de los sistemas de calefacción



Cuando compramos o alquilamos una vivienda y tenemos que decidir qué sistema vamos a emplear para llevar a cabo la calefacción de las estancias es necesario saber bien que características nos ofrece nuestro inmueble a la hora de acertar con nuestra elección. El principal fin de este artículo es que gracias a la elección que hagáis, tengáis la posibilidad de en un futuro próximo, ahorrar enel consumo energético necesario para mantener una casa caliente.

En primer lugar y siendo el sistema más común y utilizado es la bomba de calor. Esto no significa que sea el más eficiente pero en espacios pequeños puede resultar una buena solución. Su método de actuación, calentando el aire instantáneamente puede resultar la mejor solución en espacios más reducidos. Siempre hay que tener en cuenta que mientras esté funcionando es prioritario mantener puerta y ventanas cerradas para evitar que el gasto en energía resulte estéril.

Otro sistema de calefacción utilizado y efectivo es el que proporcionan las instalaciones de gas ciudad. A pesar de que el desembolso inicial para su instalación es alto o más que el de otros sistemas, resulta muy efectivo para instancias grandes. En este caso hay que asegurarse de que la implantación de los sistemas se realice de manera correcta para mantener la calor, ya que si en el transcurso de su actividad no se produce una combustión correcta, puede desembocar en un ambiente perjudicial para la salud de los habitantes de la propia vivienda.

Por último, el otro método de calefacción más utilizado es el uso e instalación de radiadores o placas eléctricas. Estas tienen como principal ventaja que son sustancialmente más baratas que los otros sistemas antes explicados. Además su instalación es más cómoda, ya que no requieren una obra previa para su correcta instalación. Este tipo de instalación suele ser más efectiva para viviendas que no tengan mucho tamaño y más concretamente que tengan unos techos bajos.


Esperamos que el post os haya servido para decidiros.

viernes, 27 de noviembre de 2015

¿Dónde invertir mi dinero?









http://4.bp.blogspot.com/-TXGBB110nvs/VlYgEQeTDiI/AAAAAAAADB0/53G97uBPhSI/s640/COMO-ENCONTRAR-INVERSIONES-SEGURAS.JPG
En el planeta de las inversiones en Bolsa, se acostumbran a aconsejar los fondos de inversión para comenzar en ella, creados por especialistas que se hacen cargo de administrarlos por nosotros. Quizá la rentabilidad que consigamos no sea la más alta que se pueda lograr, mas como es lógico el peligro es mucho menor que si adquirimos acciones por nuestra cuenta.
No en balde, conforman una extensa cartera de valores, índices y ámbitos bursátiles, pudiendo llegar a zonas geográficas a las que en otras condiciones no se podría acceder.

La otra alternativa es que invirtamos de manera directa en Bolsa. Dicho esto, los fondos y las acciones no tienen por qué razón ser 2 opciones excluyentes. En una cartera de determinado volumen patrimonial se puede contar tanto con acciones como con fondos que se complementen.

Lo aconsejable es que invirtamos en empresas o bien en ámbitos que conozcamos o bien nos despierten inquietudes por conocer. Además de esto, las posibilidades de inversión son muy grandes. Ahora os mostramos ciertos ejemplos:
Inversión en materias primas.
Invertir en oro.
Fondos de inversión inmobiliaria.
Invertir en percibes.
Invertir en metales hermosos.
Fuente: https://teguiamosenlameditacion.files.wordpress.com/2016/01/donde-invertir-dinero.pdf

viernes, 23 de octubre de 2015

Cuándo invertir nuestro dinero


http://www.fgw.cl/images/entries/full-size/inversion.jpg


¿En qué momento debo invertir?


Si tenemos pensado invertir y jamás lo hemos hecho: ¡stop! Es preciso tomar en consideración una serie de aclaraciones ya antes de lanzarse. Entre las primeras premisas es que sepamos lo que haces. O sea, no se debe invertir sin tener conocimientos sobre ello. Cualquiera está capacitado para aprender a invertir en Bolsa, solo que hay que dedicarle tiempo, mas vale la pena.


Hay distintas formas para aprender a invertir al alcance de todos. Existen muchosllibros, weblogs y redes sociales para inversiones que merecen la pena mirar. Por si fuera poco, hay páginas, como la de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) o bien la de Bolsas y Mercados Españoles (BME) en las que se ofrecen guías básicas para conocer mejor el planeta de la inversión en Bolsa y familiarizarse con conceptos tan esenciales como:
Liquidez: es la facilidad de adquirir y vender una acción.
Cuanto más invirtamos más peligro va a existir mas asimismo más capacidad de recompensa va a haber.
Saber qué es diversificar y que “no poniendo todos y cada uno de los huevos en exactamente la misma cesta” tenemos más probabilidades de éxito.
Sin embargo, la mayor parte comienza a invertir sin tener una capacitación básica. Si bien sea un fallo, es algo que acostumbra a pasar y, al final, es la mejor manera de percatarnos de que debemos invertir primer en nosotros mismos. Sin embargo, si nuestro antojo por invertir es enorme, puedes poner algo de dinero en renta fija, por servirnos de un ejemplo, mientras que vayamos preparándonos.

Mas, ¡ojo! No pensemos que debemos aguardar a iniciar a invertir en Bolsa cuando se tenga la total seguridad de que es el mejor instante habido y por haber. Esa certidumbre no la tiene absolutamente nadie. Basta con actuar con prudencia y los pies en el suelo.

Otra de las máximas básicas es que podemos invertir en qué momento ese dinero no nos sea preciso el día de mañana. Esto desea decir que solo hay que invertir en Bolsa aquel dinero que no se vaya a precisar en un corto plazo.

Si bien si invertimos en acciones pueden resultar simples de vender, si nos vemos obligados a vender es pues precisamos ese dinero y puede suceder que el costo al que las vendamos sea inferior al pagado, con lo que se incurriría en pérdida y a lo mejor no se reúne el dinero preciso. Rememorar entre los dichos tradicionales de la Bolsa: quien vende por necesidad, pierde por obligación.

¿De qué manera invertir?


Cuando uno decide invertir en Bolsa, siempre y en todo momento acostumbra a surgir exactamente la misma pregunta: ¿de qué manera puedo hacerlo? Primeramente hay que tener claro que en ella existen diferentes géneros de valores y también instrumentos que cotizan en la Bolsa si bien las acciones sean las más sonadas para todos.
Como es lógico, ya antes de lanzarse al bonito juego de la Bolsa hay que meditar en el género de inversión que se marcha a realizar ( a largo, medio o bien corto plazo, peligrosa o bien conservadora). Una vez tengamos claro nuestro perfil como inversor podemos darle al “start”.

Más tarde deberemos buscar un intercesor financiero que se ocupe de ejecutar las operaciones de adquiere y venta de acciones en tanto que por nosotros mismos no podemos comunicarnos con el mercado.

Podemos resumir a estos mediadores como: entidades de crédito (bancos y cajas de ahorro), Sociedades de Valores y Agencias de Valores y Bolsas. Si no deseamos dedicarle bastante tiempo a ello en tanto que procuramos la comodidad de invertir en un largo plazo sin apenas efectuar operaciones, la primera es una alternativa que escogen muchos pequeños inversores.

Ya antes de decidirse por uno, es esencial que estudiemos con detalle las comisiones que cambian mucho entre ellos y el asesoramiento que nos ofrecen. Debemos tener precaución con los llamados puestos financieros que operan sin licencia. Son entidades que se ocultan de firmas de inversión con el objetivo de apropiarse del capital que sus clientes del servicio les confían.

Una vez nos hayamos decidido, el próximo paso sería abrir una cartera de valores. A fin de que nos comprendamos entre nosotros es como una cuenta en la que en lugar de tener dinero contiene acciones. Ahí es donde verdaderamente va a estar el dinero invertido y donde se van a recoger las ganancias. Desde este instante todo es más veloz. El inversor debe contactar con el bróker por teléfono o bien por correo para concretarme las operaciones que desea efectuar.

Por si fuera poco, en los últimos tiempos y merced a los avances en la tecnología, el Internet ha ganado terreno a los 2 procedimientos más tradicionales precedentes. De esta manera, el bróker puede poner a nuestra predisposición una plataforma de trading virtual en la que podemos adquirir y vender sin precisar el mediador.

Para finalizar, debemos demandar a nuestro mediador el envío de información periódica sobre el estado de nuestras inversiones y de los gastos producidos por su mantenimiento y custodia, tal como información puntual de cada liquidación que se le practique por las operaciones efectuadas o bien por los servicios prestados con sus inversiones.

martes, 28 de julio de 2015

Rentabilizar tus inversiones



http://practicopedia.lainformacion.com/files/inversionfinanciera476_0.jpg Empecemos con un caso muy simple:

Imagina una acción que al principio del año esta en cien euros y sube diez euros cada mes hasta junio, manteniéndose a lo largo del resto del año.

Si hubieses ido comprando acciones cada mes el costo medio de las acciones sería de ciento treinta y cuatro,94 euros. Al tiempo que si hubieses invertido de cuajo al comienzo el costo sería de cien euros.

Por otra parte, miraremos un caso contrario. La acción empieza en cien euros mas baja diez euros por mes hasta junio y después continúa incesante a lo largo del resto del año.

Si invertiste todo al comienzo, gastaste cien euros por acción mas si fuiste comprando cada mes las acciones te han costado cincuenta y ocho,66 euros por acción.

El DCA en el Planeta Real

Para conseguir ciertos números reales para trabajar voy a emplear datos del S&P500, que es probablemente el índice bursátil del que más información se puede localizar en la red de redes.

Me centraré en la evolución de este índice a lo largo de dos mil seis, desde el dos mil al dos mil seis  y desde enero del dos mil a diciembre de dos mil dos. ¿Por qué razón estas datas? Por el hecho de que se generaron múltiples subidas y bajadas de la bolsa bien interesantes que nos dejan ver de qué forma marcha el DCA en diferentes circunstancias reales.

El DCA a lo largo de dos mil seis

En el año dos mil seis el S&P quinientos fue continuamente cara arriba. Utilizando el DCA y también invirtiendo, por servirnos de un ejemplo, 1.000 euros cada mes terminaste el año con trece.110 euros. Una rentabilidad positiva del nueve,26 por ciento

No obstante, si hubieses invertido doce.000 euros a inicios de año, al concluir exactamente el mismo tu inversión tendría un valor de trece.500 euros. Una rentabilidad del doce,36 por ciento

Por ende, vemos que en un mercado alcista, el DCA te hace perder ciertos puntos de rentabilidad.

El DCA entre dos mil-dos mil dos

Entre los años dos mil-dos mil dos, el S&P500 tuvo un profundo ciclo bajista. Paso de unos mil cuatrocientos cincuenta puntos a unos ochocientos quince. Utilizando el DCA y una inversión mensual de 1.000 euros terminarías estos años con una inversión de veintiseis.500 euros. Una rentabilidad negativa del veintiseis,48 por ciento .

Mas es mucho. Mucho peor si invertiste treinta y seis.000 euros al comienzo. Si pusiste treinta y seis.000 euros a principios del año dos mil, tras el periodo tendrías veintidos.000 euros. Una rentabilidad negativa del treinta y ocho,63 por ciento

Por consiguiente, en un mercado bajista, el DCA te resguarda contra ciertas pérdidas.

El DCA en la década del dos mil-dos mil seis

¿Qué sucede en un lapso más largo de tiempo que incorpora el mercado bajista de principios de la década y la siguiente subida?

Utilizando el DCA con una inversión mensual de 1.000 euros por mes, a principios del año dos mil siete tu inversión de ochenta y cuatro.000 euros tendría un valor de ciento cinco.000 euros. Una rentabilidad del veinticinco,1 por ciento

Por otra parte, si invertiste todo al comienzo, tendrías ochenta y seis.600 euros. Una rentabilidad del tres,14 por ciento . Es gran diferencia en favor del DCA.

En un mercado que cae y después se levanta, la estrategia DCA es impresionantemente ventajosa.

Fuente: https://invertirdineroconseguridad.wordpress.com

viernes, 19 de junio de 2015

Ganar dinero con tu dinero


http://www.carlosblanco.com/wp-content/uploads/2012/10/inversiones2.jpg Empecemos con un caso muy simple:

Imagina una acción que al principio del año esta en cien euros y sube diez euros cada mes hasta junio, manteniéndose a lo largo del resto del año.

Si hubieses ido comprando acciones cada mes el costo medio de las acciones sería de ciento treinta y cuatro,94 euros. Al tiempo que si hubieses invertido de cuajo al comienzo el costo sería de cien euros.

Por otra parte, miraremos un caso contrario. La acción empieza en cien euros mas baja diez euros por mes hasta junio y después continúa incesante a lo largo del resto del año.

Si invertiste todo al comienzo, gastaste cien euros por acción mas si fuiste comprando cada mes las acciones te han costado cincuenta y ocho,66 euros por acción.

El DCA en el Planeta Real

Para conseguir ciertos números reales para trabajar voy a emplear datos del S&P500, que es probablemente el índice bursátil del que más información se puede localizar en la red de redes.

Me centraré en la evolución de este índice a lo largo de dos mil seis, desde el dos mil al dos mil seis  y desde enero del dos mil a diciembre de dos mil dos. ¿Por qué razón estas datas? Pues se generaron múltiples subidas y bajadas de la bolsa bien interesantes que nos dejan ver de qué manera marcha el DCA en diferentes circunstancias reales.

El DCA a lo largo de dos mil seis

En el año dos mil seis el S&P quinientos fue continuamente cara arriba. Utilizando el DCA y también invirtiendo, por servirnos de un ejemplo, 1.000 euros cada mes terminaste el año con trece.110 euros. Una rentabilidad positiva del nueve,26 por ciento

No obstante, si hubieses invertido doce.000 euros a principios de año, al acabar exactamente el mismo tu inversión tendría un valor de trece.500 euros. Una rentabilidad del doce,36 por ciento

Por ende, vemos que en un mercado alcista, el DCA te hace perder ciertos puntos de rentabilidad.

El DCA entre dos mil-dos mil dos

Entre los años dos mil-dos mil dos, el S&P500 tuvo un profundo ciclo bajista. Paso de unos mil cuatrocientos cincuenta puntos a unos ochocientos quince. Utilizando el DCA y una inversión mensual de 1.000 euros terminarías estos años con una inversión de veintiseis.500 euros. Una rentabilidad negativa del veintiseis,48 por ciento .

Mas es mucho. Mucho peor si invertiste treinta y seis.000 euros al comienzo. Si pusiste treinta y seis.000 euros a inicios del año dos mil, tras el periodo tendrías veintidos.000 euros. Una rentabilidad negativa del treinta y ocho,63 por ciento

Por tanto, en un mercado bajista, el DCA te resguarda contra ciertas pérdidas.

El DCA en la década del dos mil-dos mil seis

¿Qué sucede en un lapso más largo de tiempo que incorpora el mercado bajista de inicios de la década y la siguiente subida?

Utilizando el DCA con una inversión mensual de 1.000 euros por mes, a principios del año dos mil siete tu inversión de ochenta y cuatro.000 euros tendría un valor de ciento cinco.000 euros. Una rentabilidad del veinticinco,1 por ciento

Por otra parte, si invertiste todo al comienzo, tendrías ochenta y seis.600 euros. Una rentabilidad del tres,14 por ciento . Es gran diferencia en favor del DCA.

En un mercado que cae y después se levanta, la estrategia DCA es impresionantemente ventajosa.

Conclusión

El DCA es una enorme estrategia de inversión si no estás seguro sobre el futuro del mercado. No obstante, si crees indudablemente, en que va a ser alcista la mejor estratega es invertir todo al comienzo.

Resumiendo, para el pequeño inversor que no desea jugar a predecir lo que hará la bolsa a lo largo de los próximos meses o bien años, la mejor estrategia para disminuir al mínimo el peligro es crear un plan de inversión regular y automático y después olvidarte de él.

Y ese plan es el DCA, que te va a resguardar contra grandes pérdidas en el futuro al unísono que te deja conseguir esenciales beneficios.
Fuente: http://dondeinvertir.eshost.com.ar

jueves, 21 de mayo de 2015

Cómo rentabilizar tu dinero









http://www.renegocios.com/wp-content/uploads/2011/06/diversificar_inversiones.jpg Obtén un control de tus gastos ya antes de invertir

Abonar tus deudas de tarjeta de crédito y otras de altos géneros de interés como créditos veloces o bien minicréditos es algo inevitable antes que siquiera pienses en iniciar a invertir.

Si recibes algún género de ingreso extra, dedícalo a abonar tus deudas y de este modo aproximar el instante en que puedas empezar a invertir. Aprende a recortar un tanto tus gastos y corta alguna de tus compras superfluas para lograr terminar con tus deudas a la mayor brevedad.

Si vas a invertir, hazlo

Cuando ya tienes tu casa financiera en orden, sin deudas y un buen fondo de urgencia creado, empieza a invertir.

Primero comienza con inversiones simples, en las que te sientas confiado y deja descansar ahí el dinero a lo largo de un tiempo para poder ver como reaccionas frente a las subidas y bajadas de rentabilidad.

No vendas velozmente para tomar ganancias en un corto plazo ni vendas para eludir posibles pérdidas grandes. Espera hasta el momento en que haya verdaderamente una buena razón para mudar tu cartera.

No te olvides del peligro

No pongas todo tu dinero en un solo sitio. Asegúrate de has invertido por lo menos en dos activos diferentes. En especial, no pongas todo tu dinero en inversiones de peligro, como un sinnúmero de acciones de empresas de pequeña capitalización.

Empieza preparándote para la jubilación

Tu primer objetivo al invertir ha de ser prepararse la jubilación. Si todavía no has comenzado, hazlo ya. No dudes ni un segundo, aun si no sabes al cien por ciento  lo que haces o bien de qué forma deseas precisamente invertir, invierte tu dinero en un fondo índice de la bolsa de España o bien europea.

Deja de preocuparte sobre de qué manera invertir y sencillamente hazlo. Ya vas a ir más adelante alterando tu inversión para irla mejorando mas no te quedes atrapado en la parálisis de la inversión.

Sé sensible con tu cartera

Si tanto los números como tu “intestino” te afirman que es una mala inversión, deja de poner dinero nuevo en ese activo por un tiempo.

Si después tu instinto te prosigue diciendo que es malo, aun bastante tiempo tras dejar de invertir, mueve tu dinero a otra inversión. No te limites a proseguir metiendo dinero en algo que no marcha para ti.

Verifica que tienes el ego en la puerta

No vuelvas a meditar que eres un inversor increíble. En el instante en que te creas de esta manera es cuando tu cartera se va a venir abajo. No efectúes operaciones usuales o bien sino más bien las comisiones te “comerán vivo”. Apóyate a largo plazo, haz simple tus inversiones.

Si todo el planeta invierte en algo, tu no lo hagas

Si ves que todo el planeta está invirtiendo en exactamente el mismo activo, si algo está “rábiosamente” de tendencia, quiere decir que has de estar lo más lejos posible de ese género de inversión.

Espero que con estos consejos más lo del viernes pasado tengas unos buenos cimientos para empezar a invertir de la mejor forma posible.